¿Las campañas publicitarias nos engañan para consumir?

¿Las campañas publicitarias nos engañan para consumir?

Sí, esa es la respuesta corta y sin rodeos a la pregunta que se expresa en el título y deducir el porqué de esto es muy sencillo: vender más. No importa que marca sea, ni el tamaño de la empresa, la mayoría de las campañas publicitarias nos mienten a la cara.

Pero ¿Cómo hacen las marcas para engañarnos con la publicidad? A continuación te comparto algunos métodos que utilizan las empresas para lograr su cometido. Ten en cuenta que estas no son las únicas maneras bajo las cuales nos pueden engañar, sin embargo son las más reconocidas dentro del mundo de la publicidad.

Photoshop

Comenzamos por el recurso más utilizado y es “adornar la publicidad”. Hoy en día el Photoshop es una herramienta indispensable para crear campañas publicitarias, ya que con este programa puedes eliminar las pequeñas imperfecciones que tiene cualquier producto.

Pero no dejes que la modernidad te sorprenda, ya que desde antes de que existiera este recurso, los anunciantes “photoshopeaban” sus campañas a través de otros métodos. Por ejemplo, para hacer que unos hot cake se vieran deliciosos, se utilizaba aceite de motor en lugar de jarabe de maple o cualquier otro truco que ayude a resaltar las características del producto.

Para conocer más de este tema, te recomiendo leer este artículo que enumera algunos de los trucos que se utilizan en el medio.

Productos falsos

¿Alguna vez sentiste que ese producto que ordenaste de China no era el que viste en Ali Express o que la hamburguesa del anuncio no se ve como la que compraste en el restaurante?

Creo que a todos nos ha pasado. Esto es simplemente se debe a que te vendieron otro producto. Muchos fabricantes, en especial los desleales, utilizan este tipo de estrategias para atraer compradores.

Por supuesto, el uso de esta estrategia varía de anunciante a anunciante, aunque lo “rescatable” de todo esto es que hay algunos casos de “Expectativa vs. Realidad” que arrojan resultados realmente hilarantes.

Utilización de empaques para vender

Aunque no lo creas, la envoltura de algunos productos que compras está directamente relacionada con tu decisión de adquirirlos. Por ejemplo, cuando hablamos de comida, se pueden resaltar ciertas características del alimento que vas a consumir. O qué me dices de las vitaminas o cualquier producto infantil que viene adornado con caricaturas.

Pero el aspecto visual no es el único aspecto que influye en tus decisiones de compra, también se utilizan contenedores más chicos para hacerte creer que el producto es más grande de lo que realmente es, esto por sólo dar un ejemplo.

Ángulo de la fotografía

La fotografía es un arte por muchas razones, incluido el hecho de que puede inundar nuestros sentidos con múltiples emociones y también nos puede engañar a simple vista. Es en este último punto es donde entra la fotografía publicitaria, que básicamente consiste en distorsionar un poco la realidad para hacerla más atractiva.

Por ejemplo, cuando ves la fotografía de alguna atracción turística que parece imponente, pero al llegar al lugar te das cuenta de que poco o nada tiene de espectacular. Lo mismo pasa con la comida, los automóviles y básicamente en todos lados. Ya sea aplicando un zoom o buscando un ángulo perfecto, la fotografía te miente.

Utilizando nombres “científicos” o que presentan beneficiosos intangibles

“Si consumes este yogurt ayudarás a las enzimas ‘phylitarnieicas’ esenciales de tu cuerpo” ¿Alguna vez viste en el empaque una leyenda similar a esta? Y si lo hiciste ¿Te tomaste un minuto de tu tiempo para buscar qué es eso en realidad? Seguro que no. Esta es la estrategia que utilizan muchos anunciantes para vender productos.

¿Recuerdas cuando comenzó a aparecer el famoso aceite con omega 3? En ese entonces hubo una campaña publicitaria desmedida  por parte de todos los comerciantes de aceite comestible, de pronto todo era omega 3, lo mismo pasó con los productos libres de gluten, que hasta la fecha la gente los consume y estoy seguro de que la mayoría no sabe que es, pero eso sí, lo compras porque es gluten free.

Creando productos “exclusivos”

En términos publicitarios, la segmentación del mercado es clave para maximizar las ventas, pero si agregas a la ecuación un dejo de exclusividad, las posibilidades de venta aumentan. No importa si segmentas por raza, sexo, nivel socioeconómico, etcétera. Las posibilidades de enganchar a más usuarios con una –muchas veces vacía- promesa de exclusividad funciona muy bien.

Falsear datos o presentarlos incompletos

Para nadie es un secreto que las empresas, sobre todo las más grandes, esconden datos de su funcionamiento a los consumidores. Sin embargo, a los datos que me refiero en este punto tienen que ver más con los empaques que con el funcionamiento interno de la empresa.

Me refiero pues a esos datos que se te presentan como parte del empaque en forma de información, por ejemplo la nutrimental, que muchas veces se modifica para adaptarse a lo que busca el usuario, por ejemplo los productos que son bajos en azúcar pero que no te dicen que tienen más conservadores y colorantes que resultan más dañinos, también están los productos bajos en grasa y un gran etcétera.

Manipulación de las emociones

Dejé este punto hasta el último porque al fin y al cabo todo se resume aquí, y es que todas las campañas publicitarias buscan despertar alguna emoción humana; aunque esto no significa que todas las campañas publicitarias sean falsas o negativas. Hay productos y servicios que sí resuelven las necesidades inmediatas del consumidor, y no las crean las necesidades, como muchas otras empresas. Incluso hay campañas publicitarias que no buscan vender y que aun así apelan a las emociones, como es el caso de los anuncios para fundaciones humanitarias, ambientalistas, etcétera.

By |2018-11-09T13:09:43+00:00noviembre 9th, 2018|Marketing|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment